martes, 11 de julio de 2017

Edificando la vida interior – Parte I


Lectura: Proverbios 4:23

¿De dónde procede nuestro poder y fortaleza personal para vencer los retos y desafíos con que la realidad nos confronta? ¿Qué es lo que energiza nuestra vida personal? El rey Salomón dice que la energía, fortaleza y poder provienen del corazón, vale decir, del alma del hombre: su carácter. Lo que hay en el corazón: emociones, pensamientos y voluntad, determina el carácter de la persona. Y el carácter es el centro del desarrollo del ser humano. Hemos dicho que el carácter determina la integridad, la entereza, la fuerza y la competencia de una persona. Así todo lo que ocurre externamente: comportamientos, palabras, hábitos y expresión emocional obedecen a lo que hay en el carácter de la persona. El carácter representa la raíz que alimenta la vida del hombre.

¿Dónde hallar la fuente de nuestro poder personal?

Si queremos energizar nuestra vida, necesitamos, entonces, retornar / conectarnos con nuestro carácter y con las raíces espirituales que lo alimentan. Al respecto comenta el Dr. Ron Jenson: “Nos urge efectuar un retorno a las raíces espirituales y a centrarnos en el carácter. Estas son las verdaderas bases para el auténtico poder personal. Lo que cuenta es quién es usted en lo más íntimo de su ser, en lo más profundo de su fe, en su fortaleza espiritual. Esa es la verdadera fuente de su auténtico poder personal”.

Sin embargo, el hombre de hoy está más enfocado en hacer - tener cosas que en cultivar el ser. Las personas son movidas, mayormente, por el hacer y el tener que por el ser. Han invertido el orden de las prioridades en su vida. El hombre busca ser a través de hacer y obtener cosas, enfocándose con una perspectiva desde “afuera hacia adentro”, más que llegar a ser a través del cultivo de la vida interior, enfocándose con una visión de “adentro hacia fuera”. No son el talento, ni el carisma, ni la inteligencia, ni el conocimiento, los factores que más definen al líder, sino su carácter.


Para reflexionar: El carácter es el factor más decisivo para el desarrollo y crecimiento del liderazgo.

Arnoldo Arana. Valencia - Venezuela 

No hay comentarios:

Publicar un comentario