miércoles, 9 de agosto de 2017

En busca de la sabiduría



Afortunado el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia; porque ellas dan más ganancias que la plata y rinden más beneficios que el oro. Valen mucho más que las piedras preciosas; nada de lo que puedas desear se les puede comparar. Con la mano derecha ofrecen larga vida, y con la izquierda, riquezas y honor. Sus caminos son agradables, y pacíficos todos sus senderos. La sabiduría es árbol de vida para los que la consiguen; qué afortunados son los que la retienen.Proverbios 3:13-18

El rey salomón nos dice que  no hay nada que el hombre pueda adquirir o desarrollar que sea tan valioso y provechoso como la sabiduría. “Vale más la sabiduría que las piedras preciosas, y ni lo más deseable se le compara” (Proverbios 8:11). Alcanzar, entonces, sabiduría debería representar uno de nuestros mayores objetivos, y una de las cosas en las que trabajemos con más empeño.  

Dice Charles Stanley: “Sólo hay dos formas de pasar por la vida: con sabiduría o sin ella. Sólo hay dos tipos de decisiones: sabias o imprudentes”. ¿Está usted tomando decisiones sabias? En todo caso, los resultados y el tipo de vida que construimos tienen que ver mucho con la sabiduría o la falta de ella con que nos conducimos. La sabiduría se observa en los resultados que obtenemos en nuestra salud física y emocional, en el desarrollo de nuestros negocios y emprendimientos, en el tipo de relaciones que cultivamos, en la forma como administramos el tiempo, en la forma de establecer nuestras prioridades y en la forma como tomamos decisiones. 

Ahora, caminar en sabiduría no es un proceso fácil ni libre de obstáculos. La sabiduría no es algo con lo que uno se tropieza; por el contrario, hay que buscarla con esmero y perseverancia. 


Para reflexionar: La sabiduría contribuye a trabajar más inteligentemente y menos laboriosamente. 


Arnoldo Arana. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario