viernes, 27 de abril de 2018

Escondite transformador



Lectura: Mateo 6:6

¿Tienes algún sitio al que corres cuando las cosas alrededor se ponen feas? ¿Algún sofá, algún lugar? ¿A dónde vas para recargar fuerzas y/o buscar sabiduría espiritual? La película Cuarto de Guerra muestra interesantemente como una mujer anciana gana grandes batallas espirituales desde un pequeño espacio en su casa que reservaba para la oración intencional, enfocada y continua. Mi esposa trabajó en la coordinación de secundaria de un colegio y cuando las situaciones se ponían complicadas y tensas, ella entraba en un pequeño lugar dentro de su oficina (una zona de lockers) que en algunas ocasiones le hizo invisible ante el mundo por unos breves minutos, era un escondite secreto, era un sitio de oración, de rendición y de búsqueda de sabiduría ante las dificultades cotidianas. Ella hacia un intercambio, allí ella entregaba sus preocupaciones a Dios y salía renovada, en paz y con estrategias; allí entregaba dudas y obtenía certezas; en ese pequeño lugar secreto salieron lágrimas que luego fueron convertidas en diamantes de fe. Jesús dijo que la oración más efectiva es la que ocurre en privado (Mateo 6:6), no la que se despliega en público para ganar fama. En la intimidad con Dios es donde encontramos nuestro ser, nuestro hacer y nuestro tener. Todo creyente en el mercado ha de tener al menos un cuarto secreto para encontrarse con Dios, todos los días. Puede ser en la casa, en la oficina, en un pasillo, en un jardín, o en otro sitio. Ese ha de ser el sitio más estratégico en lo espiritual. De allí saldrán las soluciones y las condiciones (tanto personales como empresariales/profesionales) para enfrentar con éxito los retos cotidianos, allí Él nos encontrará.

Para reflexionar: Lo que ocurre en lo íntimo del cuarto conlleva a la transformación del mercado.

Jesús A. Sampedro Hidalgo. Valencia-Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario