miércoles, 18 de julio de 2018

Planificación: Construyendo el futuro



Planificar es una parte fundamental para la efectiva gestión personal u organizacional. Al respecto comenta el rey Salomón: “Toda empresa tiene por fundamento planes sensatos, se fortalece mediante el sentido común, y prospera manteniéndose al día en todo” (Proverbios 24:3-4). Hay sabiduría en ser previsivo. “El sabio piensa con anticipación”, dice el rey Salomón. Al planear le damos un sentido estratégico a nuestro accionar, y aumentamos las probabilidades de éxito en lo que emprendemos.  Planificar es más que hacer un pronóstico, y va más allá de la toma de decisiones futuras. La planificación se refiere a cómo las decisiones actuales pueden afectar el futuro. En otras palabras, la planificación efectiva tiene que ver con crear el futuro, más que simplemente prepararse para él. La planificación permite traer el futuro al presente, y tratar con él ahora. Planificar es diseñar en forma proactiva el futuro y hacer que éste suceda. Este proceso implica empezar con un fin en mente, es decir, con una clara comprensión de hacia dónde se quiere avanzar, lo que nos lleva hoy a organizar el trabajo de mañana. Esto reduce la incertidumbre y crea confianza en la gente, al permitir analizar el futuro, anticipar cambios, examinar posibles problemas y, de esta forma, preparar las respuestas adecuadas. La planificación nos permite también tener un mecanismo de retroalimentación, a través del cual evaluar la ejecución, con miras a realizar los ajustes y cambios necesarios.

Para Reflexionar: Planear es evidencia de vivir la vida con intencionalidad, lo cual requiere tener una visión clara de hacia donde se quiere avanzar.

Arnoldo Arana. Valencia - Venezuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario