martes, 7 de agosto de 2018

La paciencia genera resultados duraderos




La paciencia es una virtud esencial para alcanzar grandes logros. La paciencia es lo opuesto a una receta rápida o la mentalidad de microondas, que busca soluciones instantáneas. La paciencia está casada con una mentalidad de procesos. Esto supone desarrollar una actitud de gratificación diferida: trabajar con perspectiva de largo plazo, para recoger frutos después de emprender y completar un proceso. Tener paciencia demanda reconocer que las cosas requieren un tiempo de maduración, y que no podemos acelerar y precipitar los procesos, ni obviar las leyes naturales: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (Eclesiastés 3:1). Se necesita, pues, dar lugar a que las cosas maduren, permitiendo que transcurran de un modo natural. En ese sentido necesitamos curarnos de la inmediatez que busca resultados a corto plazo. La efectividad es el producto de un proceso más que de un acto. Algunos hábitos de ineficacia/resultados desastrosos tienen su origen en el pensamiento inmediatista y de corto plazo. El desarrollo del carácter (a nivel personal), o el desarrollo de un negocio o emprendimiento demandan tiempo e implican un proceso continuo, gradual y progresivo. Los buenos resultados no ocurren de la noche a la mañana.

Para Reflexionar: Todo lo que se precipita a la madurez probablemente perecerá pronto. Todo lo que se realiza con prisa será seguramente destruido con facilidad.” Ying Shaowu.

Arnoldo Arana. Valencia - Venezuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario